Crear estrategias de mercadotecnia digital para pequeñas empresas es una de nuestras especialidades en CanchaDigital. En nuestros años trabajando con estas empresas hemos podido ver el conjunto de grandes ideas y la gran diversidad de industrias en las que se está trabajando. Sin embargo, las empresas pequeñas a menudo no suelen utilizar la web de la manera más efectiva. Por un lado esto se debe a la falta de tiempo y recursos, pero también se debe a que, más allá de la construcción de un sitio web, ellos, en realidad no saben por dónde empezar.

Sin embargo, esto no tiene que ser tan abrumador. En este post los guiaremos a través de los pasos preliminares por los cuales llevamos a nuestros clientes en la construcción de su estrategia de marketing digital.

 

  1. Define tu marca

 

Comencemos por el principio, al trabajar con empresas pequeñas encontramos que muchas de ellas no tenían una marca. Esto no quiere decir que no tenían un nombre, ni un sitio web ni un logotipo. Esto quiere decir que no representaban algo.

Un ejemplo de esto sería: ¿qué te viene a la mente cuando piensas en Apple? Innovación y buen diseñado ¿cierto?. Muchas empresas que inician operaciones se crean a partir de una persona que desea trabajar para sí misma o que ve una oportunidad para mejorar un producto existente. Es ahí donde imaginan, construyen y lanzan su sitio web, esperando que los clientes comiencen a entrar.

Pero esto no funciona así. Necesitas una marca. Como hemos visto a lo largo de la historia, las compañías que tienen poder de permanencia tienen una marca, algo que las diferencia de sus competidores, algo con lo que las personas se conectan, además de buenos productos y servicios, algo que hace que la gente vuelva.

En estos momentos te preguntarás ¿Pero como construyo una marca? Hay personas que dedicadas a la construcción de marcas con las que podrías trabajar, ellos se dedican a hacer todo desde: encuestas, investigación de mercado, grupos foco y más, pero si somos realistas, las pequeñas empresas generalmente no cuentan con los recursos financieros para invertir en estas personas. Esto no significa que no puedas tener una marca; solo tendrás que realizar un ejercicio de construcción de marca como este:

 

a. Piensa en tus orígenes

Pregúntate: “¿Por qué comencé esta empresa? y ¿De qué estoy orgulloso?” Muchas veces eso que te llevó a comenzar tu empresa se refleja en tus prácticas comerciales y profesionales y es en parte lo que te hace único.

b. Habla con tus clientes

Pregúntale a tus clientes: “¿Qué les gusta de nuestra empresa? ¿Qué es lo que no les gusta? ¿Por qué nos eligieron sobre nuestros competidores? ¿Cuáles son nuestros puntos débiles?” Cuando escuches a los clientes hablar sobre tu negocio, comprenderás mejor los aspectos de tu empresa que resuenan entre las personas y lo que deberá reflejarse en los mensajes de tu marca.

c. Investiga a tus competidores

Entra y ve las páginas web de tus competidores. Pregúntate: “¿Qué están haciendo bien? ¿Qué no están haciendo bien? ¿Cómo hablan sobre su compañía?” Busca áreas donde tu empresa destaque dentro de tu industria, aquí podrás encontrar tu diferenciador.

d. Junta toda la información y forma tu marca

Una vez que hayas investigado tu historia de origen, las tácticas de la competencia y la opinión del cliente, es momento de comenzar a construir una marca. ¿Qué partes de tus orígenes y de las conversaciones con los clientes destacaron y te emocionaron? ¿Cómo puedes hablar de estas cosas de manera que tus competidores no lo han hecho? Una vez que tengas esto resuelto, tienes una posición de marca.

 

  1. Revisa el contenido y el lenguaje de tu sitio web

Es verdad que la mayoría de las empresas, sin importar su tamaño, tienen sitios web, pero es necesario que los propietarios den un paso atrás y revisen el sitio web a través de los ojos de un consumidor. Con demasiada frecuencia las personas suponen que los visitantes del sitio web tienen cierto nivel de conocimiento de la empresa o que hablan el mismo lenguaje. Para analizar la información de tu sitio puedes hacerte las siguientes preguntas:

 

a. ¿Tu sitio tiene la información que tu cliente meta está buscando?

 

El sitio web de una compañía es inútil si no tiene la información que su público objetivo necesita. En el nivel más básico, esto debe incluir lo que hace su empresa, información detallada del producto o servicio, precios asociados con sus servicios e información de contacto. En realidad, es asombroso con qué frecuencia las empresas, grandes y pequeñas, no hacen esto.

 

b. ¿Estás usando el lenguaje con el que habla tu cliente?

 

A menudo, nos involucramos tanto en nuestra industria que olvidamos que otros, especialmente los clientes, no necesariamente usan los mismos términos que nosotros. Al usar términos diferentes a los que usa tu público objetivo, tu tráfico orgánico sufre y tu sitio web deja de ser tan efectivo como podría serlo. Cuando hables con tus clientes durante el ejercicio de desarrollo de la marca, consulta los términos que ellos usan.

 

  1. Desarrolla una estrategia de mercadotecnia sobresaliente

Si llegaste hasta este punto, ahora tienes un sitio web que refleja tu marca y es diferente a tus competidores. En esta ocasión supondremos que tu sitio web está optimizado para buscadores y que tiene desarrollada una buena experiencia de usuario. ¿Qué sigue? Es momento de comenzar a trabajar en tu estrategia general de marketing online.

En esta parte muchos comienzan a sentirse abrumados y es que existen tantas opciones diferentes, que puede llegar a ser un generador de estrés. ¿Mi primer consejo? No intentes aparecer en todas las opciones. Está bien no hacerlo. Eres el propietario de una pequeña empresa con recursos limitados, así que solo elige los espacios que tengan el mejor rendimiento para tu inversión.

Entonces, ¿cómo sabes cuáles valen tu tiempo?

 

Estrategia de Contenidos

 

En el mundo del marketing digital, el contenido es el rey. Google quiere que entregues valor a los visitantes de tu sitio y el contenido único es una forma de darlo. Sin embargo, construir una estrategia de contenidos no es fácil. No deseas escribir lo mismo que todos los demás en tu industria. No hay un valor único en eso y dado que tu sitio todavía no esta establecido como una autoridad en tu industria, te resultará difícil ser relevante en comparación con los grandes sitios que escriben sobre temas similares.

 

Una buena estrategia de contenidos te llevará a desarrollar temas más específicos que te lleven a resolver los problemas únicos de tus clientes, dándoles una razón para volver a tu sitio. Analiza si este es el caso de tu negocio y si puedes hacer esto, genial, pero si eres una tienda de helados, por ejemplo, será difícil escribir contenido que esté en la marca y sea relevante para tu público. En este caso, concéntrate en otras estrategias de marketing.

 

Medios Pagados

 

Los medios pagados, ya sea motores de búsqueda (SEM), display o social ads, pueden ser realmente efectivos si se hacen correctamente. ¿Lo malo? Es que supervisar y mejorar tus campañas puede tomar mucho tiempo y dinero. Los términos competitivos pueden tener tasas de costo por clic (CPC) extremadamente altas y el costo por acción (CPA) suele ser incluso mayor. Por ejemplo, los términos en la industria de seguros pueden tener CPC de $200 en buscadores.

 

Para ser tan eficiente en costos con esta estrategia, deberás monitorear constantemente tus campañas y ver qué funciona bien y qué no. A pesar de que puede consumir tiempo y dinero, es una buena opción si se invierte el tiempo adecuado.

 

Redes Sociales

 

Las redes sociales pueden ser una forma muy efectiva de involucrar a los consumidores y fomentar la lealtad a la marca, pero normalmente para comenzar una estrategia en redes, debemos esperar a que la empresa haya creado su marca y sitio web. Necesitarás contenido, imágenes u ofertas únicos para tener una estrategia de mercadeo social. A menudo es más fácil comenzar en otras áreas y crear un catálogo de recursos antes de lanzarse a las redes.

 

Una vez que tengas contenido para compartir, decide qué plataformas sociales se ajustan mejor a la misión de tu empresa. Por ejemplo, LinkedIn y Twitter suelen ser mejores para B2B, mientras que Facebook es mejor para B2C. De la misma forma en que no tienes que perseguir todas las estrategias de marketing, no tienes que tener una campaña para cada plataforma de las redes sociales. Concéntrate en una o dos que sean las que mejor lleguen a tu audiencia.

 

Email

 

El email marketing no es un método efectivo para ganar nuevos clientes, pero es una gran herramienta para las empresas que intentan aumentar la retención o lealtad a la marca. Si este es tu objetivo, asegúrete de que tus correos electrónicos tengan valor. Cuando las personas abren correos electrónicos con valor, sus vidas se vuelven más fáciles o reciben algo que les da un valor tangible. Es vital que tus comunicaciones de marketing por correo electrónico hagan lo mismo, ya sea contenido u ofertas.

 

Hay mucho que aprender al manejar el marketing digital en empresas de cualquier tamaño, pero puede ser particularmente abrumador para las pequeñas empresas que tienen tiempo y recursos limitados. Puede que sea mucho trabajo, no hay duda al respecto, pero con el tiempo y la practica se sentirá un poco más manejable, incluso para equipos de una sola persona, si lo haces paso a paso.

¡Éxito!

Foto por Jamie Templeton desde Unsplash